sábado, 31 de mayo de 2008

Por La Paz Del Mundo

Una vela encendida por la el cese de hmbre en el mundo y por la paz del mundo.
Todo pueblo, nación, patria, país, merece tener Paz .


Un minuto en silencio y contemplación, para la Paz del Mundo.
Que así sea

Una vela encendida por la Paz del mundo.

El Cirujano y El Filosófo




Dedicado a mi amigo y Médico Doctor Luis Oscar Silva, quién en lo profesional desarrolla una titánica labor; y en lo personal nos une una profunda y sincera amistad que va más allá de toda frontera.


Un filósofo ha sido invitado en una circunstancia por un renombrado cirujano, a presenciar una difícil operación que iba a realizar.
El equipo estaba preparado y el cirujano llevo a cabo los últimos preparativos necesarios para la operación. Estaba confiado, pero un poco nervioso. Emprendió el camino hacia el quirófano. Entró. Era un desafío para él, uno más ¡Estaba confiado, pero un poco nervioso. Antes de comenzar, inclinó la cabeza mientras oraba en su interior.
Hizo los controles necesarios, solicitó las pinzas y comenzó con la intervención.
Durante la intervención, sus manos se movían a ritmo cierto y con precisión, en un estado seguro y sin nervios, sus manos procedían tranquilas, sin nervios.
Cuando todo terminó.
El filosofo expreso su sorpresa ante el recogimiento del cirujano, y le dijo:” yo tenía la creencia que un cirujano confiaba en su propia capacidad”.
“Un cirujano es un hombre, que n o puede hacer milagros por sí mismo. Estoy seguro que paciencia no podría avanzar tanto, si no fuera por algo mas fuerte que el saber del hombre”, contestó el cirujano.
Guardaron silencio unos instantes,
El filosofo agrego: amigo mío,” estas tan cerca de Dios, cuando operas, que te da la calma necesaria para que desarrolles tu misión. Permíteme, agradecerle que te ilumine en cada trabajo tuyo, y el haberte conocido”
El cirujano solo contestó:” Es la profesión que elegí, y siempre, desde chico, me gusto”.
El filosofo, lo miró a los ojos y con la voz quebrada de emoción, dijo:” que Dos siempre guíe tus manos”:
El cirujano sonrió, apretó sus labios.
La emoción sobrevino en un fraternal abrazo.
Cada uno continuó con su propio Camino al Horizonte; sabiendo que más allá del tiempo y espacio ambos están, uno para sanar y el otro… para pensar……

Cuentos Reflexivos


Es en los cuentos reflexivos dónde se narran historias, se estrechan vinculos, se sueña, pero siempredejan un algo flotando en el éter, y ese algo entra en cada quien como un susurro en su sendero caminando hacia el horizonte.

Un joven durmiendo placidamente bajo la sombra de un muro


El reloj marcó las doce, señal de aún más ando a las corridas de la ciudad.
Todos apremiados en el tiempo, escasos de espacio se encimaban.
Manuel cansado, fatigado de tanto día para nada, de desplaza fatigosamente.
En su andar lo salpicaron baldosas flojas; sufrió empujones de apresurados y se recibió de acróbata al cruzar la Avenida Figueroa Alcorta.
Se enfrenta con los muros del ferrocarril; ahora pintados por las gentes. No lo dudo se quitó el saco; se aflojo su corbata y se sentó desplazándose, su mano izquierda sobre su portafolio.
Detuvo a un vendedor de bebidas, compró una, y bebió. Se durmió. Soñó. Y se veía siendo un notorio periodista.
Después cuando el reloj marcó las catorce horas, se compuso, se dirigió a su oficina, encendió el aire acondicionado, pidió un sándwich y agua mineral sin gas.
Se instalo frente a su computadora y se puso a escribir, un texto que título:” Un chico durmiendo plácidamente a la sombra de un muro”.
Fue premiado

Tinta con Brillos



Todos los celestes decidieron darle una fiesta al gran sol.
Así ada planeta, estrella, o astro envío lo mejorde sus propios soles.
El Principito envió la promesa de limpiar, Venus un corazón, Urano estrellas de paz, otros se agruparon para encender al unísono sus soles.
La tierra, envió tinta con brillos, para que todos pudieran en sencillo lenguaje manifestar sus esencias.
Todo fue enviado en una nave de luces.
El gran sol, sorprendido y con curiosidad observó los presentes recibidos y agradeció a todos.
Pero lo obsequiado por La Tierra lo sorprendió todavía más, en él había creación.
Entonces el sabio Sol, llamo a los integrantes del Consejo Superior, precedido por un carpintero de profesión y Maestro llamado Jesús. Les expuso la noble atención que han tenido con Él, señalando el especial y creativo regalo de tinta con brillos.
Jesús, sonrió y aconsejo enviar soplos de oxígeno de sabiduría, paz y amor.
Paso el tiempo
La tierra tiene su tiempo de grandes bendiciones esta en los hombres saberlos dosificar.

Si en sueños te entregan una rosa


José durmió impaciente, no olvidaba las lágrimas de María rodando por la redondez de su rostro. Solo deseaba lo mejor ; quería ser bálsamo, y aunque el problema de ella le era ajeno, sentía impotencia.
La noche lo sorprendió entre el cansancio y pensares, y se durmió.
Así se encontró Con Malock , el encargado de cuidar los rosales, rosales sin espinas.
José contempló el trabajo de aquel tan distinto ser, admirando su sabiduría. Se acercó tímidamente, aquel gnomo sabio, tomo en sus manos las rosas blancas, acariciándolas y dijo:” no se deben cortar jamás”-, sin dar más explicación. Tomó una rosa de color rojo muy perfumada y se la entregó.
José despertó transpirado y tomó un baño.
Mientras desayunaba, Marta le llamo por teléfono para agradecerle la rosa roja

Re- impregnarse


La inmensidad del mar descubrió a Fernando desplegando una vez más aquella sonrisa, que tanto efecto producía a los demás, a excepción de Bárbara.
Postergó su acercamiento a ella y echo a volar su mirada desde el verdor de sus pupilas, mientras sus pies jugueteaban con aquél ocasional guijarro.
De sus labios una sonrisa más tenue, un suspiro brotó y un intento anhelante tomó el guijarro en su mano añosa, calmadamente se acercó a Bárbara, no sonrió, solo le entregó el guijarro, y en el su sentimiento.
La tarde continuó su curso, a través del atardecer se descubrieron re impregnados de tiempos y espacios, soles y lunas, arenas y tanta, tanta energía, fluido vital de ese todo, único mágico que ahora a sus vidas maduras arribaba, como barco a puente seguro.

Paisaje de Vida


Era amada y amaba-
Tenía su todo, compuesto por su familia, sus espacios tan propios, profundos y elevados, a veces casi divinos.
Día a día retribuía felicidad en gratitud a su amigo Jesús.
Así vestida de fiesta, la sorprendió un huracán, arrasando aquello, ese su todo.
Desprovista de lo esencial, arrimando a las orillas de esa corriente desvastada, plena de responsabilidades que la asediaban por doquier, y sin contención alguna.
La luce hizo.
Llegó su cumpleaños número 36, se festejo a sí misma. Creyó cumplir 18 bis, por la fuerza de una juventud y la experiencia de la edad cumplida. Así arremetería en la vida.
Ser ella mima.
Respiro, tomo todo el oxigeno que quepo en ella, miro a su hija. La abrazó con la promesa en silencio hecha que arremetería con toda su fuerza y capacidad, que nunca la abandonaría, y que de su propia vida dueña era su niña.
Así fue.
Se acercaron ángeles en forma humana, brindando apoyo, y alentándola en su andar, desplegando su propia esencia.
Y en esos momentos que las puertas de la Galería se abrían pudiendo atrapar ese instante, en que lo mágico era real invitaba a su ángel guardián conjugando el dolor de ayer con el mejor arco iris de su existencia, y al ver a su niña, entonces todo era mejor y cada instante sumaba a otro, construyendo un colorido paisaje de vida.

No van a Poder



Llegó al departamento.
Entro.
Tomó un café, leyó la nota y dejo encendido un último de varios cigarrillos, y una rosa roja yaciente que invitaba a la vida. Se quedo estática, sentada y observando por el gran ventanal. Quiso encender el equipo, pero no pudo. Es hora de siesta y con tanto alrededor, molesto.
Suspiro con impotencia, ya ni siquiera ni tanta risa ni poco llanto, ya nada. Acalló. Callo su decir en palabras, ya no importaba, no emergían. Así a lo mejor vuelan en alas de mejores pensares, y así dialogo en dudas cartesianas. En sus pensamientos era.
Eureka, se dijo para sí. Se pudo contener y sus labios dibujaron un bosquejo de sonrisa.
Entonces si pudo contener un instante, y tal le perteneció!, ese segundo era de ella, y se lo grito para sí; por dentro una y otra vez.; recorrió todo su ser, viajo eones de tiempos internos, entonces se sintió viva a pesar de tanto de tanto.
Los minutos corrían, observó paredes, mapostría, objetos, pero ya no los veía, los sintió a pesar de tanta opresión.
Pero sabía que iba a poder…; ya no iban a poder con ella, porque conocía el secreto para aprehender el tiempo.

Música

+
El antiguo tocadiscos pasaba la melodía que acompaño a Marta a lo argo de tantos años y sabores; subiéndola más y más.
Ahora, ala mitad de sus días, volvía esa constante, aquellas notas de Bach saltaban, repiqueteaban otras, y, en ella también, pero no compases sino tanto vivir, tanto hacer, tanto correr.
Miró a su alrededor la profunda quietud; todo tan equilibrado y perfecto. Había llegado, porque allá a sus veinte años pensó que podía, y udo!
Sonrió mirando al infinito, a través de dos lágrimas. Reía y lloraba. Era feliz. La música se detuvo, para dar ligar al timbre de su vivencia, en él una correspondencia. Una carta de Juan.
Nuevamente varias melodías la inundaron.

La Niña del Cuenco de Barro


Allí el paraje aquietado, la imponencia de sus cerros, la colorida montaña, el arco iris y ese cielo, en contraste.
La casita de barro amasado, por quiénes no están en eterna presencia, porque todo es permanencia y la niña de ojos expectantes y negros, piel bronce, con su recipiente de barro, lleno de agua recién sacada del pozo.
El cantar fresco que emitía en melodías elevadas, despertando a las campanas de la iglesia, y la risa del cura, acompañando a los pastores en su andar por el monte, a los niños a las ruedas y rayuelas, los artesanos a sus manos.
Todo con tanto y mucho que a mis aires europeas hizo pedir al Señor de las Gracias disculpas, si es que caben por tanto y muchos padecimientos a mis hermanos de piel bronce y sueños de tales peculiaridades, con música envolvente, tanto barro sólido , tanta agua en recipiente de barro…
Me encuentro junto a mis pensares cuando una voz dulce me dice: ¿quiere agua fresca?
Miró ya a niña del cuenco de barro y le digo:” sí”.
La bebo, es fresquita y corre dentro de mí y se hace uno conmigo.
Tantos barros conjugan en ese instante, alzo mi mirada a los cielos y agradezco, sí agradezco también a la niña del cuenco de barro.

Kalima



María tenía mucho sueño, se adormeció acariciando la idea de un viaje al Tibet, visitar a los abades, monjes tan llenos de luz, develar los misterios tan suyos, tan su vida misma.
Así fue que sus deseos volaron, ella viajo a al Tibet. Visitó a los monjes en las cercanías del gran Himalay. Al entrar vio inscripta la palabra kalima, se preguntó por el respeto que todo le impregnaba.
Un monje se le acercó y le dijo: ” No puedo dar el significado real de Kalima, pero ten presente que para Ti significa, Verdad, la verdad esta esperándote”.
Esta frase era utilizada por los abades en forma no arbitraria y eran cuidadosos a quién se la entregaban. Sólo lo daban a quiénes tenían imperiosa necesidad de encontrar algo o encontrarse a sí mismos.
María despertó alegre, desayuno enfrentó sus padres con la firme convicción de abandonar la carrera de Ingeniería impuesta por su padre, seguiría Derecho.
Mientras esto ocurría un avión de publicidad escribe en los cielos sobre su casa:”kalima”.

El Cofre


Érase una vez un anciano que había perdido a su amada esposa y vivía solo. Había trabajado duramente como sastre toda sui vida, pero, los infortunios lo dejaron en bancarrota y la poca jubilación que cobraba, no le alcanzaba para vivir dignamente, y por su ancianidad no podía trabajar... Sus manos temblaban tanto que no podía enhebrar una aguja, la visión era turbia y su andar dificultoso.
Tenía tres hijos varones que ya eran adultos, habían formado su familia y estaban ocupados con su propia vida y solo tenían tiempo para su padre cuando ellos querían.
El anciano estaba cada vez más débil y los hijos ya no le visitaban.
“No quieren estar más conmigo porque soy una carga”- se decía entre lágrimas
Paso toda la noche trazando un plan.
Al día siguiente se levantó temprano, y visitó a sus tres amigos.
Al carpintero, a quién le pidió que le fabricará un cofre, al cerrajero, a quién le pidió una cerradura vieja, y al vidriero para que el diera fragmentos de vidrios rotos que tuviera.
El anciano llevo todo a su casa, en el cofre colocó fragmentos de vidrios hasta el tope, cerro el cofre con llave, y lo pudo debajo de la mesa de la cocina.
Cuando los hijos le visitaron y cenaron con él, al estar en la mesa, tocaban con lo pies el cofre. Y preguntaron:” ¿Qué es esto?,
OH! Nada, solo cosas que he ahorrado, dijo el anciano padre.
Sus hijos lo patearon y vieron que era pesado.
Debe estar lleno de oro que papá ahorro a lo largo de su vida- dijo el hijo mayor.
Entonces se turnaron para cuidarlo., Cada semana lo cuidaba un hijo, y así se turnaban.
La primera semana, el hijo mayor llevo a su padre a su casa le cuido y le cocino.
La segunda semana el hijo del medio, hizo lo mismo.
La tercera semana el hijo menos, lo propio.
Al tiempo el padre enfermó y falleció.
Los hijos le hicieron undigno funeral, cuado termino la ceremonia buscaron por toda la casa hasta encontrar la llave, y abrieron el cofre, y por supuesto encontraron solo vidrios rotos.
Los hijos quedaron atónitos e indignados.
Pero el segundo hijo, reflexiono y dijo:”que podía hacer, seamos sinceros, de no haber sido por el cofre, lo habríamos descuidado hasta el final de sus días.
Todos se sintieron apenados y humillados porsu propio accionar, por su abandono obligaron a su padre a rebajarse a un engaño. Y no observaron s el mandamiento que les enseño junto a mamá cuando eran niños.
El hijo mayor volcó el cofre, y los tres hijos se quedaron mirando fijos lo que había escrito en el fondo:
HONRARÁS A TU PADRE Y A TU MADRE.

MORALEJA
Que las herencias no sean más importantes que los valores morales.Es más valioso tener bien a nuestros mayores que lo que las cosas que ello

Rincón Poético

Hay una llama titilante en las letras que produce una sensación única, calidez, ensueños, románticismos, los versos libres o al compás numérico de versificación, conducen a expresiones y composiciones excelsas.
Rincón Poético presenta una serie de poemas en la companía de perfumadas flores.
Cada lector ha de tomar aquella que encienda dentro de sí una chispa de luz.

El Mendigo


Un infeliz pordiosero
Sobre bancos reclinado,
Dormitaba fatigado
De tanto pedir y andar…,
Andar andando en nadas.
Un joven de prisa iba,
Tropieza con el anciano,
Lastimando su dolida mano,
Volvió la vista sin mirar
Ni disculpa alguna;
Como era un infeliz
Sin fronteras ni fortuna
No tuvo pena ninguna
Del daño que le ha causado
Entonces, el anciano dijo:
“Anda, así por la vida
Otros harán iguales daños
Y no tendrán compasión”
Se hielan las amistades,
Se deshacen las riquezas,
Los todos son nada,
La agonía es lenta,
Las miradas esconden,
Y la ayuda desaparece
Cuando uno no vuela alto.
Bien lo sabe el pordiosero,
De tantos que lo han tropezado
Sin pedir perdón o disculpa,
De tantos días y noches
De calle en calle
Con manos extendidas
Y débil ya su voz,
Tan débil e imperceptible;
que una madrugada
Con mano extendida
Dormido viajo a los Cielos.
Un infeliz pordiosero
Descansa sus cansados huesos,
Sus fatigados músculos,
Su dolida vida,
Y su espíritu en calma esta.
Feliz sueño eterno
Amigo pordiosero.

A Mí Ita

A mi Abuela Materna
Doña Matilde Fernández Cadenas, a quién llamaba” Ita”; una asturiana de valía, y para mí fue todo!, van estos humildes versos a modo de homenaje.

Mi ITA
Tus brazos me cobijaron
Y, cuántos cantos asturianos
A mis oídos llegaban
Endulzando mí crecer.
Cuidaste de mi ropa
Y alimento prodigaste.
Blancos guardapolvos me envolvían
A la hora d ir al colegio.
Nunca espere por la comida
Presta ahí estaba!
Resolviste mis otros tiempos
En humeante cafés,
Ricos pasteles y tortas
Me arropases en frazadas
Y cálidas cobijas me tejías.
A cada instante de mi vida,
A cada necesidad, estabas.
Me diste casa, alimento y amor;
Cuando más lo necesité!
Defensa aludías ante mis travesuras,
Contestaciones o salidas;
Aún en tu ancianidad


La Ciudad


En el despertar temprano;
La ciudad nace,
En el campanario aquél;
En el ruidoso despertar
De amaneceres nuevos.
L a Ciudad nace
En aquél vago sonido,
Y salen todos, a diario
Bajo el cantar legendario
Con los ojos hinchados,
Y la última “lagaña “colgada…,
Colgados van;
A través de la ciudad
Los miles de transeúntes,
Camino…,
Camino que…;
Días, meses, años; así transcurren
Bajo el sonar que a diario
Despierta la ciudad.

Barrio



Barrio de techos bajos
Calles asfaltadas y luz,
Cuántas veces me vistes pasar
Lloro, hoy tu ayer, cálido
Pero me alegro por tu magia oculta,
Por tus calles compinches
De rayuelas, saltos, corros,
Paseos, tardes de salidas compartidas,
Helados, y alfajores,
La promesa de vivir con sus gentes,
Hoy ya muchos no están, otros cambiaron,
Algunos saludan,
Don Armando, centinela de todos,
Manolo derrocha sonrisas a todos,
Mi viejo, abuelo sin par!
Barrió, mi barrio hoy te miro
Y recuerdo ayeres de paisajes
Y tu tiempo, la casa del doctor
Del cura párroco, y del señor!,
El paseo de las señoras,
Las tardes de visitas,
El té y las masitas,
La reunión de amigas y tejido,
La reunión de hombres y el partido;
Y los pibes estudiando o jugando.
Calles de empedrado, y asfalto,
Calles de tierra y asfalto,
Edificios torre, mansiones
Casas de adobe y casas chorizo;
Luz de mercurio, y eléctrica,
¡Qué mezcla!
Barrió querido mi historia
La escribo con tinta de tu tierra,
Y a puro sentir!

Recóndito en mi Ser



Recóndito en mí ser albergo
Ese modo, más el cariño;
De lo real y oportuno
En la fantasía de los días
Descubriendo en el encuentro
Casual, un amor de futuro.
Recóndito en mí ser,
Guardo un compromiso
De heroína mágica
Princesa de lo imposible,
Reina de áreas prohibidas
Pero existente es Amor!
Recóndito guardo, secreto
Casi, un amor agigantado
En un tiempo que será futuro
Si es!, no será amistad, ¿quién?
Que de vestido ingenuo llegó
Y en pasión desbordan
Se transformó.
Recóndito en mi alma
Secreto ya no pudo ser
Un amor así agigantado
En un tiempo de promesa;
De Pasión incontenible
En la espera de lo irreal.

Preguntar



Amor, no pidas explicación;
Amor, no hagas preguntas;
Amor, No hables ahora;
Amor, vive ahora.
Amor, no confundas al tiempo;
Amor, ayer no es hoy,
Amor, hoy no es mañana
Amor, ama sin preguntar,
Amor, vive sin cuestionar,
Amor, no ames sinAmor!

Quise



Quise escribir un poema de amor
Pero alocadas las palabras huían de mí.
Quise escribir una carta de amor
Más aterradas las letras huían de mí.
Quise escribir algo de amor
Pero igual suerte corrí.
Quise entonces, solo escribir algo
Contando de mi amor profundo,
De mi soñar secreto contigo,
de las fugas nocturnas imaginarias
De pensamientos secretos…
De ideas furtivas cultivadas en amor.
Quise escribir de noches en mi alcoba,
Quise escribir de noches en nuestra alcoba,
Pero las palabras enmudecían siempre;
Y los recuerdos se apresuraban
Quise escribir de tu amor
Pero……………………..;
Solo un arco iris cruzó el horizonte
Iluminando nuestro amor.



Sentir



Sentir
Vestigios se sol en dos gotas
Voces murmurantes,
Transparencia toda.

Sentir
Suspiros contenidos,
Ahogo profundo,
Nudos en el pecho.

Sentir
Apresurados latidos,
Reloj, hora,
Música lejana.


Sentir
El frío de la tarde,
El calor del alma,
Perfume a rosas.

Sentir
Alegría de un encuentro,
Lo esperado,
La charla.

Sentir
El cansancio cotidiano,
El descanso en el verano
La tibieza de la música

Sentir
Amor
Por encima de todo,
Confundirnos en la esencia.

Sentir
La alegría de vivir.
Lo esencial de la vida.
Y yacer en permanencia….

El Beso


Como los pétalos mustios de una rosa
Al besarlos el rocío se tornan animosos,
Los labios, que fueron fríos,
Tornándose ardorosos,
Al contacto de tu boca calurosa,
Y, vibran dos espíritus candorosos,
Cuando el beso dulce y palpitante;
Nos eleva a un lugar maravilloso.

En Alas del Pensamiento


Nunca he viajado por aire,
Nunca he paseado por mar,
Más he tocado las nubes
Y acariciado las olas
En busca de mí ideal.
Mí espíritu de amor sediento
Solía llegar a las nubes
En busca de…
En alas del pensamiento,
Y descendía luego al mar
Para besar las aguas
Agitadas por el viento.
Hoy he viajado por aire,
Más he paseado por mar,
He tocado las nubes,
El viento acarició
Mi pensamiento ya no en sus alas
Sino en Ti!

Del Amor Anímico


Nunca me llames fría
Aunque fríos estén mis labios;
Nunca me llames fría
Aunque helada este mi sangre,
Pues otro amor no concibo,
Que el que siente mí alma;
Amor que asoma a mis ojos
Y no pasa por la sangre,
Fuego divino,
Llama que sin cesar arde
Bendito el ardor de mi alma
Que ver tus ojos sabe.

Esta noche


Si esta noche desertas sobresaltado
Porque has sentido en tus mejillas
El calor de un beso,
No creas que soñabas
Es mi alma que oprimida
Por la angustia de no verte;
Se liberó de la cárcel de su cuerpo
Y voló feliz junto a tu lecho;
Es mí alma, tan solo mi alma,
Que fue a velar tu dulce sueño,
Y allí se quedará escondida,
En algún rincón de tu alcoba
Hasta que algún sutil
Rayito de sol le recuerde
Que ha de volver a animar,
A su cuerpo para estar!
Si eso ocurre esta noche,
Así ocurre amor mío,
No te enojes por haber así
Ahuyentado tu sueño;
Perdona a mi pobre almita
Que, celosa, quizás, por verte
En los brazos de Morfeo
Ha querido de ellos arrancarte
Así con un simple beso.

Extrañeza


En el amargo oscurecer de una noche sin su rey.
En el triste despertar de una mañana sin ella,
La busca en el cuarto de soltero,
La encuentra en mil objetos
Que le hablan de su amor.
Sus manos sienten frío
No olvides de besarlas.
Amor ¡quiéreme siempre!.
Tuya es mi vida y mi corazón!

Poemas

Paz

En este mundo humano
Desprovisto de rincones tranquilos,
Sin poder escapar del bullicio,
Del vertiginoso trajín cotidiano,
Contempla la calma de una flor,
Observa la fortaleza de un árbol,
Mira la resignación de un mendigo,
Escucha el mar y su oleaje,
Humedece tu cuerpo de lluvia,
Pronuncia el sonido del silencio,
Alza tu mirar a los cielos,
Entonces enconaras Paz